A pesar de todo


Imagen

Se puede vivir una larga vida sin aprender nada, Se puede durar sobre la tierra sin agregar ni cambiar una pincelada del paisaje, Se puede simplemente no estar muerto sin estar tampoco vivo. Basta con no amar nunca a nada, a nadie, es la única receta infalible para no sufrir. Yo aposté mi vida a todo lo contrario” (Caballos salvajes película Marcelo Piñeyro)

Una amiga me decía que no piensa enamorarse mas ” es un precio demasiado alto” el concepto y las cicatrices es relativo a su persona. Dejar que el pasado condicione la forma de actuar en el presente no es buena idea ni buena elección. Que en el presente uno o ambas partes de una pareja suelen competir por ver quien proyecta exige y crea expectativas suele ser cierto, añadiendo demasiadas veces celos egoísmo y manipulación… Este catalogo de “virtudes” no son parte del amor son añadidos por un mal aprendizaje,.. El querer abandonar el jardín por temor a encontrase con alguna oruga evita que conozcas a una mariposa si es un precio demasiado alto.

Anuncios
Published in: on 4 abril 2012 at 21:30  Comments (3)  
Tags: , ,

Apego material


Nos contaba un psicólogo en un curso, que en su viaje Tailandia observo a los monjes budistas, que a la hora de comer mezclaban todos los platos de la comida, ya fueran fríos o calientes, salados o dulces, primer plato o postres,,  ¿para que? nos preguntamos, para evitar el apego material.

Situaciones, habito, lugares ,objetos, representan un alejamiento a la paz interior probocando desorden emocional, cuando dichas cosas se sobrevolaran, es querer ver la felicidad en esos objetos, es creer que sin ellos no podemos estar,  es gastar energías y tiempo en sufrir ante la ausencia de lo deseado.
Cuestionarse  si los objetos nos pertenecen o somos pertenecidos por ellos, ¿lo deseado realmente es necesario para vivir?  ¿acaso la felicidad esta en esos objetos, en esos hábitos?

Decido retomar los estudios,  me planteo suprimir ciertas cosas para dejar espacio a lo nuevo, pienso que los voy a echar de menos, pasan los días, no eran tan importantes, descubro nuevos lugares nuevas personas con la idea de que no sustituyen a las anteriores solo son parte del camino de vivir, vivir sin apego.

Kinestesicos auditivos visuales


Parece ser que en la percepción del mundo que nos rodea, las personas y como se almacenan los recuerdos, unos sentidos predominan sobre otros en función de cada persona. Según  la programación neurolinguistica (PNL) existen tres modos de percibir la realidad, esto explicaría porque a veces dos personas no llegan a entenderse, o la mejor metodología de estudio adecuada la hora de aprender, a parte de evidente utilidad personal, ya hay docentes (afortunadamente) que se están dando cuenta del porque todos los alumnos no responden igual ante una forma de enseñar y se adaptan en consecuencia.

Visuales: La comida les entra por los ojos, una buena presentación de un plato. Miran y necesitan ser mirados en una conversación para entenderse mejor. La forma de estructurar el lenguaje interno y externo “no me veo haciendo eso”,”entiendo tu punto de vista”.Piensan y recuerdan con imágenes, “recuerdo la el brillo de las flores del campo de…” le es mas fácil aprender materias que requieren capacidad de establecer relaciones entre distintas ideas y conceptos no lineales.

Auditivos: Son los que necesitan un “aha…”, “mmm…”,una comprobación auditiva que les dé la pauta que el otro está con ellos, que le presta atención . Además son aquellos que usan palabras como “me hizo click…”, “escúchame…”, “me suena…” piensan y almacenan recuerdos en forma lineal le es mas fácil aprender materias que requieren capacidad lineal como la música.

Los kinestésicos: Tienen mucha capacidad de concentración, son los que más contacto físico necesitan. Son los que nos dan una palmadita en la espalda, un apretón de manos, dos besos, “¿cómo estás?”; además son los que se van a sentir atendidos cuando se interesen en alguna de sus sensaciones. Les gusta la comida que hay que tocar, en detrimento de la comida elaborada. Usan lenguaje como “me siento de tal manera…”,  o “me huele mal este proyecto…”. Todo es a través de sensaciones, piensan y recuerdan con los sentidos. Le es mas fácil aprender tareas táctiles que necesitan movimiento.

Tenemos los tres sistemas representacionales y a lo largo de la vida se van desarrollando más uno que otros, depende de diferentes cosas: la genética, las personas que tenemos alrededor, la experiencia laboral.
En función de sentido predominante, kinestesico en mi caso, ayuda a saber como relacionarse con otras personas, bastaste útil utilizar el mismo sentido preferente que tu interlocutor.
Que metodología de aprendizaje seguir, Salvo que seas visual veras que te es difícil memorizar un texto, porque en cuanto no recuerdes una palabra no podrás continuar el texto de carrerilla, veras que si eres kinestesico cuesta estar quieto cuando estudias, necesitas movimiento.

En lo personal, doy por imposible el saludar con un apretón de manos a cierto amigo que es visual, simplemente porque no lo valora o necesita. Cuando por un simple saludo por la prisas cierta amiga me mira como si lo la hubiera saludado hasta que le doy dos besos. Comprendo porque me es mucho mas fácil aprender y recordar pasos de baile que mis compañeras, en cambio me cuesta oír el compás de la música por mucho que me lo indiquen.

Published in: on 27 febrero 2010 at 23:45  Comments (13)  
Tags: , , ,

Descubriendo a una persona


La recordaba como una profesora y tutora con personalidad dura e inflexible, en conjunción con un gran intelecto y serenidad, poco accesible a nivel personal tal vez producto del vinculo alumno profesora, “la soledad del profesor” le llaman, aun así el echo de que tener yo 28 años y ser el mayor con diferencia de la clase, me llevaba bien con ella. Me dejo huella sin molde definido, tal vez no estaba yo preparado en reconocer huellas, en los 8 años siguientes ocasionalmente nos encontrábamos, del hola y adiós no pasábamos, notaba yo una sensación indeterminada al saludarla.

Ayer la vi de casualidad la llame, le quise preguntar su opinión técnica, al tema de reincorporarme a los estudios, puesto que ella siempre me indico que siguiera ampliando la formación, la conversación trancendio del lado técnico siguiendo hacia la motivación y satisfacción de aprender, mejorar en la vida, siendo secundario el mejorar a nivel laboral, que también esta hay. Me animo, en muchos sentidos y no solo con el tema que estaba rumiando.

Después de hablar con ella, y ella conmigo, ya no la veo como un persona dura, ni ella ni yo somos las mismas personas que nos conocimos hace tiempo, una vez  roto el vinculo jerárquico de profesora, una vez que yo e crecido como persona, ahora veo su forma de ser, sin juzgar o presuponer actitudes, escuchando con empatía, riendo de su espontaneidad que yo desconocía. Sensaciones de un anodina mañana de domingo con frió siberiano, calentándolo con un poco de calor humano.

Hay personas que conoces o crees conocer, producto de determinada relación familiar, laboral o vecindad, cuando realmente la falta de acercamiento no reside solo en el otro también parte en nosotros, un puente que une solo puede construirse desde las dos orillas, no vale con mirar la orilla opuesta cuando en la nuestra no paramos de construir muros.

Elogio a la mujer brava


Foto: Héctor Abad F. Fuente: el mundo

A los hombres machistas, que somos como el 96 por ciento de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viejas, traumadas, solteronas, amargadas, marimachas, etc.

En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. A esos machistas incorregibles que somos, machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestan instintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad, atacan y se defienden.

La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas. Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros. Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bola, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran “no más usted me avisa y yo le abro las piernas”, siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo y se quedan a medias).

A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema. Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan y sólo se desnudan si les da la gana. Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos. Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.

Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio. Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí -y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado. Como trabajan tanto como nosotros (o más) entonces ellas también se declaran hartas por la noche y de mal humor, y lo más grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo.

Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras (mirémonos el pecho también nosotros y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos qué hacer con todo eso.

Los varones machistas, somos animalitos todavía y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas. Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas. Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales, si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con quienes se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo más que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza. Esas mujeres nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento.

¡Vamos hombres, por esas mujeres bravas!

Héctor Abad F.

Published in: on 7 diciembre 2009 at 19:12  Comments (12)  
Tags: , ,

Autoafirmación


autoafirmacion

Un hombre de 48 años que durante muchos años había trabajado esforzadamente para mantener a su esposa y a sus tres hijos, sueña que a los 50 años abandonar su exigente y estresante trabajo, por otro en el que gane meno dinero pero que le permita algo de ocio que nunca ha tenido. Siempre a deseado mas tiempo para leer viajar y pensar, sin la presión de sentir que estaba descuidando trabajo.

Cuando anuncia esta intención de una cena familiar todos se agitan y manifiestan una única preocupación, como se vera afectado el nivel de vida de cada uno si el padre coge un empleo peor retribuido. Nadie muestra interés alguno por el contexto las necesidad o los sentimientos del padre

El padre se pregunta, ¿como puedo oponerme a mi familia?, ¿no es la primera obligación de un hombre ser un buen proveedor?. Quiere que su familia piense que es un buen hombre, y si para ello ha de abandonar sus sueños, esta dispuesto a ceder ni siquiera tiene que reflexionar sobre el particular. el habito de ceder se ha arraigado en él a lo largo de toda su vida.
(Los seis pilares de la autoestima- Nathaniel Branden)

Cuando hay sentimiento de culpa por vivir desde la autoafirmación, cuando noto los ojos de los que me rodean me sancionan por elegir mi camino en vez de eligir el que ellos marcan, me paro y pienso.

Yo no estoy aquí para vivir de acuerdo a las expectativas de otras personas ni para satisfacer sus necesidades”.

La debilidad o inseguridad de atreverse a vivir para uno mismo, no es nuestra, es forzada por ellos, en algún momento le dimos el mando de nuestras decisiones, ya sea a la pareja familia o amigos, nos autosometemos a un chantaje, por temer perder su amor o cariño, por no ceder a sus necesidades.

¿Acaso no lo perdimos ya?.
¿Acaso nos quiere quien nos somete?.

Rediseñar, soltar laste, reconfigurar las relaciones establecidas, la vida es como una película, en algún momento nos infravaloramos siendo un actor secundario, y en la vida de uno mismo somos el actor principal y ya sabes quien es el guionista.

Aislarse con la soledad.


aislarse soledad

Yo pienso que la soledad es uno de los grandes dragones que nos atormentan a todas las personas, en esa huida hacia adelante, se cultivan relaciones infelices o se vive encerrado para evitar a los demás.

Vez de luchar contra este dragón seria mejor tenerlo como aliado, aprovechar esos momentos de buscada soledad para restablecer el rumbo perdido, sin olvidar que para vivir con otro es necesario aprender a vivir solo, así la compañía es gratificante y no forzada por la soledad.

Cierta persona que conozco, el que me dijera que “no me importa los demás…”, ” yo soy así”, que no necesita expresar lo que siente, no me convence, ¿acaso crees que los que te rodean no te quieren?, ¿no crees que con tú actitud tienes miedo a la vida?; Demasiadas preguntas que respondía con evasivas, ningún ser humano es una isla, no se porque te empeñas en aislarte, y me canso de tenderte puentes mientras sigues construyendo muros.

La mente busca la mayoría


Según un estudio, nuestro cerebro nos manda señales de error cuando tomamos una decisión distinta de la mayoría. Un grupo de mujeres se les pidió que puntuaran el atractivo de unos rostros femeninos, después se les informo de la valoración media obtenida de todos participantes, mediante resonancia magnética se comprobó que cuando eran consientes que su opinión difería de la mayoría se activan las áreas cerebrales relacionadas con el procesamiento de errores, el cerebro reacciona como si la opinión personal fuera un error y cambia de actitud, un dato interesante para entender el comportamiento social. (Universidad Radboud de Nijemen, Holanda)

Entiendo que era útil en la prehistoria, si piensas que ese hermoso tigre es muy mono, como el gatito del vecino, la mayoría te pueden enseñar el error y eso, francamente, ayudada a vivir mas años.

A fecha de hoy, ahora entiendo el detalle de cuando digo que estoy dando clases de baile, (cosa atípica, en vez de ver el fulbol, con cerveza), al ver la cara de otros hombres “que tío mas…” , se supone que para integrarme debería ocultar o abandonar mis gustos personales en el rincón del olvido, para integrarme socialmente.

Como ya sabemos la diferencia entre un tigre y un gatito, al cerebro, que busca la supervivencia ( incluida la social) habría que ayudarle constantemente a saber expresar las opiniones personales sin esperar la aprobación de la MAYORÍA. y por supuesto disfrutar de lo que te gusta.

Redes- ¿Bailamos? (avance)

Programa completo

Conciencia de ser


rene-magritte

Cuadro de Rene Magritte

Este cuadro me a hecho pensar, me miro al espejo ¿me veo como soy o como me ven los demás?,como seres sociales es imposible estar aislados e ignorar la información que me viene de fuera que me aporta conocimiento sobre mi, me dicen lo que no veo de mi mismo.

Cuando priorizo lo que ven los demás, cuando lo que opinan los demás abarca demasiado, cuando veo, actuó, me comporto como debería y como tengo que ser, entonces no me vería a mi mismo, seria igual que el cuadro. ¿Como te ves tú?