Abrazoterapia


Dijo en la conferencia de presentación de su nuevo libro de psicología positiva, Bernabe Tierno -Y ahora para terminar vamos a hacer Abrazoterapia con la persona que tengan a su lado- ,aunque era mi amiga a la izquierda y mi hermana a la derecha, recuerdo haberme sentido incómodo. Son necesarios 4 abrazos al día para sobrevivir, 8 para mantenerse y 12 para crecer como personas. Recibir y dar afecto en algo básico a nivel emocional, y aun así es habitual la incomodidad de muchas personas mostrar afecto, con abrazos, dos besos o un apretón de manos. De pequeños aprendemos fácilmente, de adultos parece que desaprendemos, y con esfuerzo se puede volver a aprender a dar y recibir afecto.

Aprendí en ese día, que mientras todo el mundo estaba dándose abrazos, una imagen que no me gusto, la de un escenario con una persona absolutamente sola, que eligió quedarse donde estaba, en vez de eligir bajar para mostrar afecto a su amigos en la primera fila de butacas.

Aprendí de la hermana de 13 años de un amigo, que en su sano crecimiento emocional, era habitual que en un ambiente distendido inundaba a su hermano de abrazos besos y coscorrones, seguidos de mas abrazos para pedir perdón entre risas, recuerdo haberme sentido un poco incómodo por la situación, no acostumbrado a ver afecto, o tal vez porque no era yo el receptor de los abrazos. Hace tiempo que no veo esa escena, tal vez al hacerse mayor ha desaprendido a mostrar afecto, o a lo mejor es que me paso demasiado poco por casa de mi amigo.

Al terminar el taller de psicología de Carlos Odriozola, fuimos varios a despedirnos agradecidos y contentos, con las mujeres que eran franca mayoría, se despidió con dos besos, en cambio mi apretón manos lo transformo Carlos en un abrazo de despedida, fue una enseñanza practica de que la vida tiene que ser guiada desde el afecto. Para terminar vamos a hacer todos abrazoterapia…

¡¡Un abrazo virtual a todos los que me leen!!