Ansiedad


Cuentan que en una entrevista a una famosa actriz, el presentador comento la cantidad de proyectos y compromisos realizados, a lo cual la actriz respondió sonriendo -“Me gusta mantenerme ocupada”, el presentado suspiro con voz expresión seria -“yo soy igual vivo saltando de un proyecto a otro haciendo malabarismos para poder abarcarlo todo ¿Por qué lo hacemos?”. La sonrisa de la mujer se desdibujo, y dijo lentamente, pensativa, un poco triste: -” En lo que a mi respecta… es que si dejo de correr, si dejo de hacer cosas durante todo el tiempo, si interrumpo todo este trajín para echar un vistazo a mi interior…no encontraré nada”. Lo importante es que la actriz se atrevió a admitir lo que muchos sienten pero callan.

Vivir con miedo, genera ansiedad, que aparecen en los que saltan de un proyecto a otro, los que saltan de un affaire sexual a otro, los que no soportan estar solos, los que beben mucho para calmar la intranquilidad, los que ven demasiadas series que no desean ver y acuden a demasiadas reuniones sociales que no desean ir, los que sacrifican su seguridad en si mismos por la preocupación de lo que opinan los demás, los que sumergen su vida en una pasiva rutina no elegida mientras se preguntan en un ataque se frustración, que es lo que les niega su oportunidad de vivir.

Yo puedo comer por hambre o por ansiedad, saber si utilizo la comida como “valor de defensa”, solo lo sabre si soy honesto conmigo mismo, se puede usar casi cualquier cosa como valor de defensa, el mas usado aparte del trabajo, es el amor, pero no como expresión de estima y amor hacia la persona amada, sino como medio de elevar la una baja autoestima y no aceptación de uno mismo, para ocultar los “complejos” donde los haya, no lleva a ninguna parte la necesidad de buscar alguien que nos ame con el fin de poder amarnos a nosotros mismos, millones de personas lo intenta cada día, nos adentramos en otra relación, y cuando fracasa, intentamos otra mas o en otro ataque de frustración gritar que “el amor verdadero es algo inexistente”.

En la vida es importante se honesto con uno mismo, honesto en los sentimientos, pensamientos y comportamientos, asumimos la responsabilidad de nosotros mismos, nos acercamos a tomar contacto con la realidad, entonces la autoestima y la autoaceptación crecen, acercándonos a vivir desde el amor y no desde el miedo.