Status social


Obreros saliendo del trabajo – Edvard Munch

Saliendo del edificio municipal me llama la atención de forma antipática y arrogante la mujer de recepción, “que es lo que buscabas arriba” le comento que fui arriba área de igualdad para informarme de las actividades, (que para eso esta la oficina arriba, mira que…), ni corto ni perezoso, seguidamente le pregunto el porque de su pregunta, y su respuesta es que “hay que controlar quien sube a las dependencias porque últimamente sube gente rara”

Vale, soy una persona rara, a ver… no llevo tatuajes, ni pendientes, ni piercig, ni cadenas de oro, el pelo ni extravagante ni rapado, (si te cruzas conmigo en una acera, no necesitas cambiarte de acera por si las moscas… por la pinta que llevo) pero claro… llevaba el uniforme del trabajo y una mochila, porque se me ocurrió con las prisas pasarme al salir del trabajo, igual si hubiera ido trajeado con corbata y maletin, según la escala de valores de esa mujer seria una persona “respetable”, pero un humilde obrero es gente “rara”, a veces se me olvida esos pequeños detalles en la vida diaria, y claro de golpe me tengo que acordar que otros viven con otras escalas de valores, tanto tienes tanto vales, o lo que es lo mismo, tanto aparentas tanto vales.