Soledad


Queda una hora para que suene el despertador de la 6 de la madrugada del domingo, para trabajar, ya puestos como no podía dejar de pensar… levantarse tocan, muchos pensamientos…, posiblemente la mitad de lo que pienso son cosas intrascendentes, sueños inconclusos, pero son mis cosas, son mis sueños.

¿Ganas de comer? muchas, después de devorar el tazón de cereales, aquí estoy. El acto de pensar en inherente al ser humano, tal vez pienso… siento demasiado…, desde que somos consientes, nunca volvemos a estar solos, nunca podemos dejar de pensar, cuando me despierto de madrugada es cuando mas se nota la soledad, somos la soledad, nacemos y morimos solos, por el camino procuramos disfrutar de la compañía de los demás con mayor o menor fortuna, con mayor o menor capacidad de amar a los demás, como todo hay que aprender a capitanear la vida desde el amor y no desde el miedo a la soledad.

Me acorde del cuadro que aparece el en blog amigo de Vampiresa, Miranda the Tempest by John William Waterhouse, no soy de arte, pero ese cuadro me da sensaciones, mirando como personas naufragan en la tempestad de la vida, porque no saben amar, el barco también me recuerda el mar de mi vida, que guarda muchos barcos hundidos.

También pensaba en una frase que leí antes de acostarme, de una conversación con una amiga, y su patética respuesta ante la evidencia, a la letra poética de desgarradora letra de una canción de Joaquin Sabina, son las 6:00 el suena Joan Manuel Serrat, “Lucia”, a canción que termina con la palabra Soledad… ahora se escucha “Ya no hay primavera… de Rosana canción “Y por mas”, tantas emociones… nota: poner una canción mas alegre en el despertador, para mañana, que hay que centrarse en el presente, a estas horas, que no son horas, en una cura de sinceridad y soledad, yo solo quería escribir la entrada mas hermosa del mundo.

Anuncios

Saber lo que quiero


Intentando en esta noche saber lo que quiero

se que hay cartas urgentes que llegan cuando ya no hay nadie

por otra parte la soledad duele

también duele el olvido.

Lo que quería que pasara no paso

y si ahora pasara lo que no va a pasar

sabría continuar mi camino que no es el suyo.

Se adonde quiero ir

y no se si eso me aleja o me acerca a ella

Hay una idea que me da vuelta

que viene, se va, que me coge y me deja

¿y si quiero que pase?

¿si me dieran la oportunidad?

¿elegiría cambiar de camino?.

Ahora lo veo todo diferente.

con mas claridad

ahora no me escondo

se donde no quiero estar

eso no impide que se me aprieten todas las tuercas

me voy a dormir sin saber lo que quiero.