El respeto a uno mismo


La elección de pensar resulta verdaderamente heroica en algunos casos. Por ejemplo ¿qué sucede si elegimos pensar y nuestras conclusiones nos alejan del curso de las creencias de nuestro prójimo? ¿Qué sucede si como consecuencia de elegir pensar comenzamos a observar rasgos y características de nosotros mismos que no admiramos? ¿Si elegimos pensar y vemos lo que no queremos ver… o lo que otros no desean ver?. (El respeto a uno mismo, autor: Nathaniel Branden, cap. 2. La necesidad de tener autoestima.)

Yo pienso es un hecho que tenemos libertad para tener conciencia sobre los pensamiento emociones y sentimientos, y no menos cierto es el miedo a la libertad que provoca coger el camino fácil, cuando no ser tiene el valor de tener consciencia se recure a cualquier cosa que de una conciencia grupal o genérica, ya sea la Religión, un partido político, una asociación, tribu urbana, coger la opinión de los demás para convencerse de que son nuestras y hasta justificar nuestras acciones tomadas sin consciencia en nombre del amor.

Soy consiente que en muchas ocasiones e eludido mi responsabilidad de ser consiente conmigo mismo, afectando con ello a los que me rodean, ademas de a mi mismo y buscaba miles de escusas para justificarme, por eso quedo la frase que escuche de el psicólogo humanista Carlos Odriozola “Cualquier toma de conciencia por dolorosa que sea en digna de celebración”